Vamos a tener que querernos mejor

 

Vamos a tener que mirarnos más.

Porque desde hace un tiempo, debemos que tocarnos menos, abrazarnos poco, hemos aprendido  que la distancia cura y el contacto contagia.

Debemos aprender a vivir sin querernos como nos queríamos y empezar a aprender a querernos distinto….pero, de este modo, yo siento que hace más frío.

Quizás se trata de aprender a querernos con la mirada y responder a la falta de contacto con las palabras, porque ya ni siquiera las sonrisas vemos, tan necesarias hasta cuando respondes una llamada.

Tal vez, esa sonrisa la puedas adivinar tras estas mascarillas de flores, de corazones, de diablos, de nubes, de ganas de decirte quiéreme.

Yo era de las que decía que esta generación que viene después de la mía, y la siguiente y la siguiente, son corazones gélidos y sin los valores de la amistad que yo creía fundamentales para poder brindar. Ahora soy de las que creo que no soy quien para juzgar. Quiero aprender de ellos, a quererse de cualquier modo, pero quererse. A mirarse fijamente, aprender con una caída de ojos a decir ayúdame.

Vamos a tener que sujetarnos el alma, sin miedo a caer, porque siempre está ahí la persona que te cogerá. Confiáte.

Todos merecemos ser. Todos queremos ser. Todos deseamos tener. Cariño. Afecto. Palabras. Respeto.

Vamos a vengar esta incertidumbre constante, esta falta de abrazos, esta ganas de besos, con canciones, con la risa, con paz.

Vencer este momento solo será posible si cuando nos miremos a los ojos veamos eso que necesitamos ver.

Seremos fuerte en el momento en que, cuando nos hayamos hecho pedazos, llegue ese amor que te ayude a recomponer el puzzle que nos vemos incapaces de rehacer.

El amor de verdad, el que está a tu lado y siempre lo estuvo y siempre lo estará, porque necesitas con toda tu alma que esté y se lo dices poco, y le miras poco y ahora empiezas a mirarlo de nuevo, hoy empiezas a querer aprender a mirarnos como la primera vez.

Vamos a querernos bien.

Vamos a librar esta batalla, sin que el agotamiento nos pare, sin que las heridas nos penetren la piel.

Encuéntrate en la mirada que necesitas ver.

By Míriam Giménez Porcel.

Compartir

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies