Pre-aniversario


 

Estamos a escasos dos meses del aniversario del lanzamiento de esta maravillosa novela.

Sé que está feo que sea yo quien escriba lo de maravillosa, pero, simplemente, transcribo lo que muchísimos lectores me explican. Es un orgullo y un honor recibir mensajes de personas anónimas que han dedicado su tiempo a leer Nos Robaron los te quiero y que además me hacen llegar sus sentimientos al leerla. Al escribirla lloré, mucho, porque sentí mucho. Y que haga sentir exactamente igual al lector, es el reto conseguido que cualquier escritor quiere escuchar.

La escritura te reporta mucho bueno, mucho. Recomiendan escribir los psicólogos, para que al cabo de un tiempo leas aquello que escribiste en cierto momento, difícil, y que probablemente al leerlo, ya no lo encuentres como un problema tan dramático de lo que en aquel instante sentiste.

Cuando los que pretendemos hacernos llamar escritores, escribimos, todo esto que el psicólogo aconseja lo entendemos. Y no es que el que escribe sobre extraterrestres haya convivido con ellos y deba soltarlo, no, cada uno escribe sobre un género y eso es lo que le gusta y siente que quiere escribir y así lo hace. Sea del género que sea, real o ficticio.

Entendemos lo necesario de escribir, personalmente, siempre que cierro el teclado de una tarde de escritura, siento que estoy viva, que sonrío más, que me siento tan realizada que no lo sabría explicar mejor, es algo brutal. Y sólo lo comprende aquel que escribe.

Es por esto que hoy me apetecía escribir, y a la vez disculparme por tener tan abandonado este blog. Pero todo tiene su porqué. A un año escaso del aniversario de mi primera novela, ya puedo decir que mi segunda novela va por el camino correcto de ver la luz en pocos meses. A falta de información, que me tiene que llegar de varios estamentos públicos a los que he solicitado, para resultar lo más fiel posible a la realidad de los años en los que escribo, podré decir que estaré a pocos capítulos de poner la palabra FIN. Y deseo y espero que esta segunda novela emocione tanto o más que la primera. Porque no hay mayor cometido que hacer sentir, que robarle tiempo al lector, que hacer que esa novela sea inolvidable y jamás muera en su cabeza.

De nuevo pido disculpas por mi falta de noticias y os pido que tengáis paciencia, porque los escritores tenemos eso de excéntricos que muchos dicen. Es cierto. Cuando nos bloqueamos, lo hacemos a lo grande, cuando escribimos lo hacemos a lo grande y cuando necesitamos desaparecer, lo hacemos para todos y sin pedir permiso, también a lo grande.

Ahora pido permiso para entrar de nuevo en vuestras lineas y vidas y me presento de nuevo para cualquier cosa que podáis necesitar.

Estas navidades pretendo que Nos Robaron los te quiero sea el regalo estrella de muchos hogares, donde sea la lectura un regalo importante.

REGALA LECTURA. REGALÁTE CULTURA. Si deseáis algún ejemplar firmado y dedicado para alguien especial, no tenéis más que dejarme un mail en info@miriamgimenez.com y os contesto rapidísimo y os lo envío donde me digáis.

Ante todo un beso enorme.

Os quiere siempre,

Míriam Giménez Porcel

Compartir

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies