Vivir callando

Callamos miradas.
Callamos abrazos.
Callamos con besos.
Callamos sin tiempo.
Callamos emociones.
Callamos con masajes.
Callamos el miedo.
Callamos recuerdos.
Callamos silencios;
Callamos con mensajes,
cuando gritan los cuerpos.
Lo que gritan las manos.
Lo que gritan los gestos.
Veinticuatro horas,
de las que seis u ocho durmiendo
permitimos al subsconciente
que decida su sueño.
Vestir las mañanas,
maquillarse las penas,
dibujarnos las ganas
para callarnos de nuevo.
Callamos, callamos y nos acostumbramos.
By Miriam Giménez Porcel.
Para mi colaboración semanal en: https://elpoderdelasletras.com/
Compartir

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies