Visita a Colliure

Frente a la tumba de Machado, prometí no desfallecer. 
No caer ante el aburrimiento de no saber, no inventar, no crear un nuevo sueño.
Frente al reposo de Machado, le juré.
 Amor enterno a los libros, a los textos, a mis escritos, sinceros.
Y a volverle a releer.
Junto a su retiro, me uno al amor por el mar, a sus bellas palabras de amor, y le pedí consejo. 
Solicité consuelo ante mis tormentos, todos esos momentos de hastío y supliqué su ayuda desde el más allá. 
Porque la inspiración no muera, porque llegue esa calma a mi vida,
necesaria,
aunque ya supuesta.
Frente a su imagen, lloré.
Visité Colliure.
Porque quise vivir como él.
Me senté a sus pies, 
aspiré el aroma de mar, 
el olor a jazmín del cercano jardín,
me dejé llevar, por lo que pudo él sentir.
Frente a su descanso, descansé.
Le pedí una señal.
Deseé no volver a temer.
By Miriam Giménez Porcel.
Compartir

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies