Tumbado al fresco

Se tumbó al fresco, a contar las primaveras.
Restando inviernos.
Sumando nieblas.
Se relajó al extremo de no sentir las ofensas.
Restando verbos.
Sumando ideas.
No llegó al verano. 
Pero disfrutó el otoño.
Sin obviar las fechas.
Poco queda, le recuerda
la herida que duele, que engancha, que supura, que no marcha.
Se tumbó al fresco, deseando seguir viviendo.
Aunque fuera solo.
Aunque no supiera.
By Miriam Giménez Porcel.Para El Porder de Las Letras.

Compartir

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies