Te ordeno que lo intentes

Cuando veas oportuno me miras, me besas y no callas.
Cuando veas el momento, me lo cuentas, nos reímos y empezamos a disgusto la pelea, para acabar juntos de nuevo, para encontrar el preciso instante de ponerle color a todo aquello que veíamos negro.
Cuando se consigue alcanzar la realidad, y ya besas, amas, dices y no callas como deseas besar, amar y hablar, todo gana sentido, todo problema y contratiempo se evapora y tu vida y tu calma llega a tiempo de decirle adiós a la tempestad hasta ahora vivida. Y me encanta verte así, sabiendo que ya besas sin ocultarte, que ya me amas sin temor a nadie.
Demasiado bueno para dejar pasar un sentimiento así.
Demasiado estúpido para no querer disfrutar de un amor sin fin.
Compartir

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies