Sin tapujos

Demasiada sal y poca azúcar.
Hay en esta casa tan revuelta.
Tan sencilla y enquistada de recuerdos.
Muy sútil te das la vuelta. 
Sin mirarme ni a la cara,
vas perdiendo tus recursos.
Demasiada sal y poca azúcar.
Repito yo a mis adentros.
En esta casa sin espejos.
Tan cargada de lamentos.
No fue el tiempo el que cerró estancias.
El que corrió el pestillo y abrió la jaula.
No fue eso quien nos hizo correr lejos.
Buscando la luz que jamás hubo dentro.
Fue la ausencia de silencio.
Fue buscarse un refugio.
 Huir de esas paredes
 de las que jamás se borraría el adn de nuestros juicios.

Fue ese miedo en cada noche,
en cada insulto,
en cada nuevo duelo.
 Gritarse todo sin tapujos.
Demasiada sal y poca azúcar.
En aquella casa donde siempre faltó paz
y sobró mucha falta de respeto.
By Miriam Giménez Porcel. By:
Compartir

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies