Sexualmente

Suena recurrente que busque tu boca,
que desee tus labios para morderlos, arrancarlos.
Suena prudente que no me aproxime tanto,
que controle estos impulsos vulgares, sucios, baratos.
Suena fogoso e incluso de instinto primario,
estas ganas de tenerte, poseerte y que conozcas mi lado malo.
– ¡Sexualmente estamos hablando!
Porque no lo dirías nunca, que tras este aspecto tan remilgado
se esconde una fiera, la leona, que prefiere que la vean
la gatita del vecindario.
Suena contraindicado, peligroso, amenazante y arriesgado.
Nos cruzamos.
Nos miramos.

Entendemos con un gesto.
Nos veremos en un rato.
Suena increíble que volvamos a lograrlo.
Me acicalo. 
Lo prohíbido.
Insensato.
Suena sorprendente, pero no puedo controlar este instinto básico.
By Miriam Giménez Porcel.

Compartir

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies