Gotas de lluvia en mis ojos

De nombre Antonia y un número de hijos incierto.
Y aquí estoy yo celebrando lo que otros muchos llaman cumpleaños y yo le llamo casualidad a que sea el dia de san Antonio y ella se llamase Antonia. Repito, número de hijos aun por descifrar y sin aparentemente mucho conocimiento de causa. Dudosa profesión y hábitos sospechosos me hacen cuestionarme tantas cosas que a veces prefiero seguir haciéndome la ingenua y dejar que todos me feliciten para tener un día,  como todo el mundo tiene y que sea mi día, el de acordarse de mi y decirme unas cuantas palabras bonitas, más o menos sinceras.

Y después te preguntas si esa es la postura correcta, o si tu por miedo, corres un tupido velo al todo y a la nada para no saber,  no querer saber cual es la realidad,  donde está la mentira y por qué jugar con el destino de una persona puede llegar a ser tan fácil. 
Allá donde estés Antonia, tú que tal vez eras la única que sabías si es cierto que el 13 de junio es mi día, o simplemente te obligaron a poner una fecha en el papel y te acordaste de tu ombligo, de tu dia, de tu santo, por rellenar algo. 
Yo, orgullosa de que me quieran, todo lo que tu no me quisiste y me den abrazos, todos los que tu no diste,… celebro este día por costumbre ya, pero cada vez que a su vez, alguien me recuerda que es San Antonio, se me atraganta algo de no saber cuánto hay de verdad en este día. 
Felicidades por nada!
Compartir

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies