Gangas y saldos

No me vendo barato. 
Ni compro gangas y saldos.
Ladrón de pensamientos. 
Entraste sin ser llamado.
Y ahora que te fuiste, me quedaron las ganas.
De saber más.
Estudiarte y pensar.
Comenzar y acabar.
Para volver al mercado.
Buscando tesoros.
Que ya no encuentro,
porque a todos comparo.
Porque busco tus labios.
Esas manos que no cesaron.
No me vendo barato,
pero, ahora mismo,
me arrojaría al abismo
por volver a tus brazos.
Dime ahora ¿quién puede reparar?
Esto que siento.
Llegaste sin ser llamado.
Y te fuiste, una vez comprobado
que me dejabas rota en pedazos.
Ganaste mi juego.
El amor no se compra.
No se busca en el rastro.
By Miriam Giménez Porcel
 
Compartir

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies