Fue

Y de pronto giró todo.
No fue buscado, ni premeditado pero falló el sistema, la manera, el momento.
Fue la situación y la ocasión de romper el hielo y lanzarse.
Y de pronto no fue una fuerza distinta, fue un pensamiento efímero, algo incontrolable y hasta probablemente indemostrable si anteriormente ya se sintió, pero sucedió y no hay marcha atrás y no me importa.
 Yo no rompo con nada.
Sólo mato algo que tal vez antes ya estaba muerto y me resistía, y tal vez únicamente lo revivía constantemente, cuando realmente no latia.
Compartir

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies