Falsas apariencias

¿Tienes la conciencia tranquila?
¿Dices lo que piensas, haces lo que quieres, vives como deseas?
El orgullo es un defecto muy generalizado, pocos se atribuyen a su personalidad.
Por no hablar. Callas.
Por querer ser más. Gastas.
Y al final?
No retrases más esa charla.
No te avances a lo que va a ser, las cosas acaban siendo todo lo contrario a lo que crees.
No intuyas tanto. Hasta el más intuitivo erró. 
¿Cuántas veces hemos tenido que reconocer que a veces no son blancos o negros? 
Los intermedios también existen, y acaban formando parte de nuestro repertorio.
Deja las excusas para otro y atrévete. 
A sonreir más porque sí.
A preguntar más, porque también.
A presuponer menos, porque no.
El tiempo es valioso, pero no eterno y con según quién he decidido no volver a perderlo.
Estar para lo bueno y para lo malo. 
Levantar el ánimo a quien lo tiene enterrado. 
Me gusta ver la luz en la mirada de las personas que amo. 
Pero me repatea el alma por aquel que dedico mi tiempo y se rie de mi. Y no busco el agradecimiento, pero tampoco el desprecio.
Orgullo! Esa palabra que algunos no tenemos y a otros les sobra talento.
Compartir

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies