Eterna canción desesperada

Desnudas tu rabia, me hablas, me cuentas que te casas, que huyes, ya callas y nunca tendrás  claro, si ya sirve de algo, besarme, lanzarte y no dejarme sola.
No miras, no hablas, me bajas la mirada, no sé lo qué te pasa, pero ya no pasa nada, y eso me consuela, no sufres, resignas e hipotecas tu alma, por alguien a quien jamás amabas y me hace malvada, me sirve, porque antes así era, precisamente como estaba. 
Y  no entiendes, el tiempo, perdida, pensando en el regreso y que tú  no regresaras, más aún me atormentaba, siempre desesperada, no había un momento que yo no te llorara, rezara y hasta lamentara mis actos, mis faltas de ganas y fuerzas malgastadas.
Me pierdo tan lejos, subiendo a las montañas, el frío, el viento, esas dulces mañanas, con nieve, me calman y llega justo al tiempo, que tu sientes tormento,  que llamas, que gritas, suplicas que me amas. 
Y entonces, sin pausa, te diré muy claro, olvida mi apellido, mi cara y todo lo vivido, perdiste el sentido y en mi no queda nada.
Texto publicado en la página que colaboro cada martes «El Poder de las Letras»
Autora: Miriam Giménez Porcel
Compartir

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies