Entre malezas

¿Quien se esconde tras esa mirada traviesa?
Pregúntate si estas viviendo o si, en realidad, te dejas.
¿Quién pretende seguir en su clandestinidad más soberbia?
Aun oculto, entre malezas, existe un hueco.
Abre la puerta. Inspecciona. Vive. Siente y sueña.
Y después ocúltate de nuevo, si lo deseas.
Reflexiona.
Pero nunca tengas la sensación de que no has vivido, cuánto has querido.
Porque cuando el final llega, las lágrimas que caen, siempre, siempre son de impotencia.
By Míriam Giménez Porcel. Para mi colaboración semanal en la página: https://elpoderdelasletras.com/
Compartir

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies