Detalles inconfesables

Cuando tu mirada esquiva, me evitaba.
Cuando ya tu mano, al pasear, la mía no tomaba.
Cuando sonreias al aire, después de revisar tu pantalla, y no era mío el mensaje que llegaba.
Cuando te dormiste sin el buenas noches de mis labios, y despertaste corriendo, sin esperar mi abrazo.
En todos y cada uno de estos pequeños detalles  supe que se acabó todo el amor perfecto confesable.
 Hace años. Hace un tiempo. Ya lejano. Ya tan muerto.
By Miriam Giménez Porcel.
Compartir

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies