Ayer, hoy y siempre

No puedo decirte más que, lo que siento mis ojos lo dicen.
No puedo más que callarme y esperar que el tiempo diga todo lo que mis labios no expresan y mis dudas serán resueltas, mis miedos ofrecidos al aire y expuestos a la espera de que se evaporen y solo en la tierra, la valentía de soltarte ese te quiero con pasión. Busco tu boca para escuchar lo mismo, miro tus labios y no veo manera de robarte eso, rozarte lento, saberte mío. 
Espero que tú lo intentes.
Y probablemente no lo intentes.
Es la versión prohibida del amor eterno.
Es la eterna melodía de saberte querido, aun sin ser amado.
Tu puedes.
Compartir

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies