Al final del Jardín

Borramos las lágrimas al dolor. 
Y pintamos de arcoiris los labios.
Subimos al cielo una flor.
Y bajamos las penas al sótano.
No quisimos entrar en detalles
de lo que fue mejor o peor.
Nosotros decidimos dar carpetazo,
a lo que estaba matando el amor.
Redecoramos los días.
Llovieron rencores,
para escurrise por las alcantarillas.
Supimos el momento exacto
en que matar lo malo
era lo correcto
y potenciar lo bueno,
lo sano.
Lamentamos el tiempo perdido,
sonreimos las experiencias ganadas.
No invoquemos de nuevo al espíritu
que buscaba matarnos.
Ahogarnos, hundirnos.
Robamos las pesadillas a las noches
y las llenamos de sueños posibles,
con roces, cariño, sudor.
Corrimos agarrados de la mano,
mojándonos la rabia,
cruzamos, saltamos y rodeamos
los charcos que reflejaban mis ganas, 
llegamos al final del jardín jadeando.
No era una huída.
Ganamos la partida que creíamos perdida.
By Miriam Giménez Porcel para mi colaboración semanal en la página: https://elpoderdelasletras.com/

 

Compartir

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies